Una experiencia más en mi vida

Nuevamente me tengo que operar, por suerte esta vez la operación es mas rápida que la otra y esperemos que todo salga rápido y bien, os voy a contar cada día de esta experiencia, espero que os guste y sobre todo no ser pesada.
*1er día:
-Atasco brutal en la a4 y en la m40, algo muy común en Madrid un día de semana a las 8 de la mañana, pero, yo disfruto con los atascos, me permiten ver como sale el sol mientras la luna poco a poco va desapareciendo en un cielo que se tiñe de un lindo rojo amanecer.
Una vez llego al hospital procedo al ingreso y todo el papeleo que conlleva, autorización de la anestesia y un largo etc.
Como ya tenía el preoperatorio  hecho pues el día ha sido bastante largo. En la habitación dejé la ventana abierta y tumbada en mi cama sentí la luz del sol en mí, la brisa que entraba por la ventana y solo pude cerrar los ojos y disfrutar de ese momento, escuchando los coches pasar y por un momento viajar lejos, muy lejos de aquí. Sentí tanta paz que me dormí.
Por la tarde pude salir a la puerta del hospital a disfrutar de mi Madrid. Pude cerrar los ojos y sentirme dentro de Madrid, escuchar la renfe pasar, la gente indiferente a todo, los coches, sirenas de ambulancias, el aire es diferente y no puedo evitar esa sensación que corre dentro de mi ni esa sonrisa inocente que se dibuja en mi rostro. Es una sensación tan intensa la que siento que es difícil de explicar.
Llegó la noche, la primera noche en el hospital y sin pensar demasiado en el día siguiente era inevitable sentir esas mariposillas en el estómago, esos nervios que a la vez es miedo. Un miedo a que algo salga mal, y es absurdo porque se que estoy en buenas manos y que soy valiente y fuerte pero es algo inevitable de sentir, solo el pensar que pasaría si algo saliera mal, no andar, no bailar, no conducir, no disfrutar de las pequeñas cosas de la vida que no apreciamos. Pero siempre procuro pensar en positivo y saber que pase lo que pase seguiré luchando.
Termino mi primera noche viendo una película en la tablet hasta que el sueño me vence y decido descansar ya que el día de después será más largo y diferente.
*2° dia:
-Me despiertan a las 6:45 para ducharme y prepararme para bajar a quirófano.
Sobre las 8:30 me dan dos lexatin para relajarme aunque yo estaba muy tranquila, pero una vez los tomé me empecé a sentir atontada.
Me pasan a quirófano y me empiezan a preparar, a los 5 min aproximadamente me ponen la anestesia y me quedé súper tranquila y relajada. La operacion duró 2 horas aproximadamente. Cuando desperté ya estaba en la urpa una vez más recuerdo mover mis piernas y respirar de tranquilidad y saber que todo ha pasado. A las 4 horas me subieron a mi habitación empecé a dar pequeños sorbos de agua, aquarius, pero vomité por la morfina que tenia así que decidí no tomar nada más y pedí a las enfermeras que me quitasen la morfina porque no tenia dolores. Pasé muy buena noche sin vómitos ni malestar.
*3er día:
-Me despiertan a las 6 de la mañana para cambiarme las bolsas de medicación, comprobar, mi tensión, temperatura etc. Bebí un poco de agua y como mi estómago no la rechazó pues pude desayunar.
El resto del día estuve fantástica, muy motivada comía, salí a pasear y sobre todo podía levantarme sola, ir al baño sola, andar y sentarme. La felicidad se notaba en mi cara, era lo mejor que podía sentir no estar dependiendo de nadie. Cené muy bien y tocó relajarme viendo un poquito la tv y esperando a que llegue el día siguiente y saber novedades que me cuente el médico.
*4°Día:
-Me despierto a las 7:30 y hasta las 9:00 am no vienen las enfermeras a verme. Nuevamente ven que estoy genial, sin dolores, sin problema para levantarme.
Esperamos a que el médico venga y nos diga si me voy a casa o no, pero como dicen lo bueno se hace esperar y la espera desespera.
Doy paseos por la planta en la cual estoy ingresada, me siento, me tumbo, me pongo un poco nerviosa porque ya es la hora de comer y el médico sin venir.
Me traen la comida que hay que decir que estaba buenísima. Y cuando termino de comer me siento a esperar y justo llega mi médico y me pregunta como estoy. Yo soy sincera y le digo que genial esperándole, a lo que el me contesta que si me quiero ir a casa. Mi cara lo decía todo!!!
Finalmente salgo del hospital feliz, respirando mi aire y como no, como una auténtica guerrera que acaba de ganar una batalla.
Llego a casa y solo necesitaba ducharme y tumbarme en mi cama, lo mas simple que tengo a diario, eso que no se valora, es lo que realmente necesitaba y por fin pude disfrutar de ello.
Ahora hay que esperar un mes para estar al 100% aunque tengo que decir que me encuentro al 50%, muchísimo mejor de lo que me esperaba. Me llevo una gran experiencia ya que cada momento vivido por muy parecido que sea siempre es único. Y sobre todo me llevo mis tornillos para enmarcarlos porque son parte de mi pasado.
Seguiré luchando siempre por sacar mi sonrisa y demostrar que quien quiere puede.

Primer día
2° día ya operada
3er día 
4° día vuelta a casa
Un sueño mil aventuras





Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi última revisión

Un año más

Mis vacaciones 2017